Tipos de despido

Resulta fácil que tanto empresarios como trabajadores confundan términos como despido objetivo, disciplinario,  procedente, improcedente o nulo.

La diferencia fundamental está en que en unos casos se trata de la causa por la que se extingue el contrato (objetivo y disciplinario) y otros en la calificación (improcedente o nulo), o dicho de otro modo, los primeros puede realizarlos la empresa y la calificación la realiza un juez.

La empresa puede hacer dos tipos de despidos a un trabajador:

  1. Despido objetivo: Despido por una causa ajena al trabajador o cuya culpa no le es atribuible. La indemnización es de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades, y requiere un preaviso de 15 días.
  2. Despido disciplinario: Despido causado por un comportamiento grave y culpable del trabajador. No existe indemnización por extinción del contrato ni requiere preaviso.
  3. Despido colectivo: un despido por causas objetivas, pero que por el número de trabajadores afectados en la empresa, tiene que seguir otro procedimiento para proceder al despido. La indemnización que le corresponde al trabajador depende de lo negociado por los representantes legales de los trabajadores, pero como mínimo, serán los 20 días por año trabajado indicado anteriormente.

Una vez realizado el despido, en caso de que el trabajador impugnase el despido, éste será calificado por el juez de la siguiente manera:

  1. Despido procedente, que significa que el despido está realizado de manera correcta.
  2. Despido improcedente, el despido no está realizado de manera correcta.
  3. Despido nulo, el despido no está realizado de manera correcta, y además, por las circunstancias del trabajador, existe la obligación de reincorporar al trabajador. en su puesto de trabajo, abonando los salarios de tramitación.

En cualquier caso ante una situación de despido consulte con nuestros profesionales.

Logotipo Optimiza Legal