LA IGUALDAD EN EL SALARIO. REGISTRO SALARIAL Y AUDITORIA RETRIBUTIVA

El artículo 28.2 del Estatuto de los Trabajadores, que se modificó en marzo de 2019, señala que todas las empresas deben tener un registro retributivo de toda su plantilla, incluido el personal directivo. El objetivo de dicho registro es garantizar que no existen desigualdades salariales entre los empleados con un mismo cargo

El Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, estableció elementos esenciales para combatir la desigualdad retributiva, uno de ellos el sistema retributivo transparente.

Para garantizar dicha igualdad y transparencia todas las empresas han de contar con un registro retributivo que se elaborará anualmente.

Se trata de definir qué parte de la retribución corresponde al salario base y percepciones extrasalariales con diferenciación del sexo, clasificación profesional y la composición del salario en base a:

  • Salarios.
  • Complementos salariales.
  • Percepciones extrasalariales.

Una vez se hayan señalado en el registro estos datos, habrá que buscar y reflejar las medias y las medianas de lo percibido por los trabajadores. La media correspondería a la división entre todos los conceptos salariales cuantitativos dividido y el número de empleados que componen estos datos. Y la mediana será la cuantía que está en el medio.

Las empresas y autónomos con menos de 50 trabajadores habrán de disponer de este registro (no hay que presentarlo en ningún organismo) y las de más de 50 trabajadores que tienen obligación de disponer de un plan de igualdad deberán incluir en el mismo una Auditoría Retributiva.

A partir del día 14 de abril de 2021, todas las empresas estarán obligadas a implementar este registro retributivo según el Real Decreto 902/2020 de 13 de octubre, de igualdad entre hombres y mujeres. (RD 902/2020)

Desde  OpZ esperamos que esta información haya sido de su interés.